El nuevo wearable de Samsung: Samsung Gear Fit

Hace un par de días se celebro uno de los acontecimientos más importantes del año en lo que respecta al mundo de la tecnología móvil, el Mobile World Congress. Durante el tiempo que duro dicho acontecimiento las distintas compañías de móviles sorprendieron a todo el mundo presentando todo lo que tenían preparado para este presente año 2014 y mostrándonos lo que quizás pueda llegar en años venideros. De entre todas las cosas que se mostraron, una  de las más llamativas y sorprendentes fue el Samsung Gear Fit.

Los wearable, o pulseras digitales como son más conocidas por la gente, son un proyecto que muchas compañías llevan muchos años queriendo llevar adelante, pero no encuentran la clave para que el producto llegue a convertirse en algo que la gente compre. La compañía Samsung ha aprovechado la Mobile World Congress para mostrarnos que ellos también trabajan sin descanso en un proyecto de pulsera digital, la cual ya esta muy avanzada y responde al nombre de Samsung Gear Fit.

La Samsung Gear Fit busca la sencillez visual de una simple pulsera, es decir, no queremos ir por la calle y que todos se percaten de que llevamos una pulsera digital en nuestra muñeca, el objetivo es que no llame la atención, que visualmente parezca una simple pulsera, y la realidad es que el Samsung Gear Fit esta muy cerca de conseguirlo.

La pulsera digital de Samsung pesa solamente 27 gramos y es sumamente cómoda, pudiendo incluso ajustarla gracias a su correa flexible. La pantalla sorprende, es totalmente a color, es curva y tactil, lo que sumado a su perfecta resolución para lo pequeña que es lo convierte en una de las claves del producto.

Desgraciadamente  tiene varios fallos que imaginamos Samsung arreglara, y en el caso de no hacerlo se convertirán en puntos claves a la hora de que la gente se piense seriamente si adquirir la pulsera digital o no. Por un lado la pantalla tiene serios problemas con el reflejo de la luz, los cuales no imposibilitan la lectura de la pantalla pero si que son bastante molestos. Por otro lado debe pulirse el tema de lectura de la pantalla, aunque no resulta demasiado molesto, tampoco se puede decir que sea cómoda la lectura de la pantalla teniendo en cuenta que tendríamos que mover ligeramente el brazo cada vez que queramos ver bien lo que pone.

Como no podía ser de otra manera, el Samsung Gear Fit permite sincronizarse con nuestro smartphone de una manera perfecta. Una vez sincronizados con nuestro dispositivo móvil podremos ver nuestras notificaciones, responder y rechazar llamadas, etc desde nuestra pulsera digital. El objetivo de Samsung es que con el tiempo vayan apareciendo nuevas aplicaciones que podremos instalar en el Samsung Gear Fit y que sean aun más útil.

Por la parte posterior del Samsung Gear Fit tenemos un pulsómetro, un sensor similar al que ya trae el nuevo Samsung Galaxy S5. Obviamente el uso de este pulsómetro es mucho más cómodo y sencillo que en el smartphone, y ademas mucho más útil ya que nos permite estar realizando actividades físicas mientras el pulsómetro nos controla nuestras constantes y en el caso de detectar algún tipo de problema nos avisaría para que detuviéramos la actividad que estemos realizando.

1 Comentario
  1. carlos
    febrero 28, 2014 | Responder

Incluye tu comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies