Las 7 pulgadas, muy limitadas, piden potencia

Actualmente contamos con un amplio catálogo de tablets de 7 pulgadas en el mercado. La función que éstas desempeñan en relación al usuario es, del todo, diversa.

Los hay que las usan como videoconsola, los que la compraron como sistema multimedia y, cómo no, los que hacen de su tablet una herramienta de trabajo. Además de estas, son infinitas las posibilidades que el consumidor tiene con una tablet con sistema operativo Android.

Sin embargo, ¿cuál es su límite?

Las 7 pulgadas, muy limitadas, piden potencia

Desde la Nexus 7 de Google hasta las «Made in China», pasando por todo el catálogo actual, las tabletas de 7 pulgadas se quedan, a menudo, cortas de potencia. Hablando de potencia son muchos los aspectos que podemos tocar.

La pantalla

Las pantallas actuales cuentan con una resolución muy alta que, en un tamaño tan «pequeño» resultan en unos gráficos increíbles. Ahora, ¿cuánto hay que gastarse para que la respuesta táctil sea fluída? He aquí el problema.

Aunque la resolución de la pantalla sea excelente, nos encontramos con que, a la hora de, por ejemplo, escribir un mail, la velocidad de escritura no puede ser toda la que nosotros seamos capaces de desarrollar sino aquella que la tablet sea capaz de procesar.

Memoria RAM

Una tablet, como bien hemos dicho anteriormente, puede tener infinidad de usos y, cuando está destinada a un uso profesional, las limitaciones con que nos encontramos son importantes. Alguien que, por necesidad, tenga que mantener varias aplicaciones abiertas en segundo plano mientras trabaja con una en primer plano, sabrá de sobra que 1GB de memoria RAM es del todo escaso.

Muchos smartphones cuentan ya con 2GB de RAM que realmente permiten trabajar de manera holgada y sin tener que estar pendiente de cuántas aplicaciones dejamos en segundo plano. Es más, como usuario, soy consciente de que esos 2GB de RAM son mucho más necesarios en una tablet que en un smartphone, donde lo que hacemos toma un papel mucho más rápido y sencillo pero, cuando es la tablet quien toma protagonismo, se supone que es para llevar a cabo funciones más complejas.

Procesador

De nuevo la comparación con el catálogo de smartphones es obligatoria. Desde hace una generación, lo común en la gama alta de smartphones son los procesadores de cuatro núcleos mientras que, en tablets de 7 pulgadas es ahora, en 2013, cuando empezamos a ver modelos que incorporarán este tipo de procesadores.

Con las aplicaciones que actualmente son más usadas, un procesador de doble núcleo se ve, en muchas ocasiones, corto de potencia para tablets de 7 pulgadas y es este uno de los causantes de una escritura lenta y retardada, de una respuesta táctil mermada no por la capacidad de la pantalla sino, en realidad, por la capacidad del procesador de la tablet, el núcleo, el corazón que impulsa todos los procesos.

Esto va a cambiar

Las noticias hablan y ya hemos visto cómo ASUS, entre otras, está desarrollando tablets de 7 pulgadas con procesadores, al fin, de cuatro núcleos aunque, de momento, sigan incorporando memorias RAM de tan solo 1GB. Veremos cuál es la experiencia de uso con estas especificaciones pero es del todo inaceptable que un producto con una pantalla de 7 pulgadas pensado para trabajo se quede limitado en estos aspectos y, por ende, no permita un desarrollo completo de las funciones que ofrece.

Habrá que ver, también, cuál es el futuro de la pequeña de las Nexus puesto que, como siempre, será el referente para otras marcas.

Incluye tu comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies