Cada año que pasa nos encontramos con smartphones cada vez más potentes, mejor procesador, mejor cámara, mejor resolución, etc, pero al mismo tiempo tantas mejoras tienen como resultado un pequeño detalle que acaba siendo un problema, la