Los gastos en grupo pueden traernos de cabeza si no hay alguien que quiera hacerse cargo de la dura responsabilidad de llevar las cuentas de todo el dinero que se pone y el dinero que se gasta.