En una época en la que podemos sumergirnos en complejísimas aventuras tridimensionales usando sólo nuestro teléfono móvil, los juegos indie, con su estética clásica y sus dinámicas simples, no dejan de ganar adeptos tanto entre los jugones